Porqué Fernando “el Chino” Zelaya debe presidir la Gran Comisión

zelaya-nombres-640x330

Entre los infames chismes de politiquillos; quienes sufren una profunda dependencia con el dinero y el poder mal habidos, con bastante sorpresa me llegaron comentarios -de algunos académicos- sobre la obsesión del diputado “Chino” Zelaya por conocer e implementar mecanismos de participación ciudadana en el estado.

Difícil es reconocer que existan políticos con una brújula ética como la que estuvo mostrando Zelaya en los últimos meses, quien estuvo preparándose para tomar posesión en la XV Legislatura. Y es que dar espacio a las expresiones ciudadanas es quitarle poder a los acuerdos cupulares y a los mismos políticos, es sacrificar -los arraigados, ilegítimos e ilegales- beneficios personales por el desarrollo público.

Pocos políticos se atreven a eso y Zelaya hizo sus primeros esquemas de consulta con unos foros a puerta abierta, con el pueblo de invitado y con los micrófonos listos para quien quiso tomar la palabra.

Ahora la Gran Comisión debe integrarse (en lo que deciden el futuro de su continuidad), y Zelaya es el único que ha mostrado la intención de abrir el poder legislativo a la ciudadanía.

Más allá de su carrera política (que no es corta), los demás diputados electos no han dado pasos con semejante firmeza como los que está mostrando el “Chino”.

Eduardo Galaviz y su falso interés ciudadano.

Eduardo tiene un largo historial como político partidista siendo Secretario General del Ayuntamiento de Benito Juárez en 2 ocasiones con el PRD en el gobierno, en el 2013 participó como candidato “independiente” (aunque en realidad sólo participó para fragmentar el voto de los partidos de oposición) pero fracasó estrepitosamente en las elecciones con un porcentaje mínimo de votación a su favor.

Ahora este gris personaje es líder de un grupo empresarial en Cancún y se reunió -junto con un puñado de líderes empresariales- con Raymundo King para crear una agenda ciudadana, pero al mismo tiempo Galaviz está dirigiendo un observatorio ciudadano del poder legislativo. Entonces parece que quiere estar bien y pactar con Ray (echarle una manita), pero también quiere supervisar al Congreso y ser un líder ciudadano.

Pobre Galaviz, ya no sabe ni que hacer para llamar la atención, nada más le falta empezar a limpiar parabrisas a la entrada del estacionamiento del Congreso, quiere que le den un espacio político y así regresar a la vida partidista por la puerta grande, sin embargo sus intereses siguen siendo turbios como lo han sido siempre en su largo historial político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s