Aurelio Nuño, la banalidad del mal.

el

aurelio_nuno_comparece_notimex

 

Con una imagen personal siempre impecable uno se pregunta ¿Cuántas horas utilizará este hombre para arreglarse? Para elegir sus trajes, zapatos, conservar su peinado, escoger su perfume o loción, tener al día su relación con “personajes importantes” (gobernadores, miembros del gabinete, etc.). Jamás desaliñado, jamás una falla en su atuendo o presentación pública.
De esas horas que atiende a su persona, ¿Cuántas le quedarán para lo “demás”? su paso por la Secretaria de Educación es -y estaba planeado- a todas luces como un trámite en su carrera política, y posicionamiento para las elecciones federales del 2018.
Por lo tanto no tiene ni responsabilidad ni empatía con los maestros, no viene de una trayectoria que le haya acercado con la estructura de educación pública en el pasado, su convicción de trabajo es desde la elite, desde lo más alto del poder ejecutivo.
¿Puede este tipo entender a los maestros?, ¿Puede entender las necesidades de los alumnos de educación básica?, ¿Puede entender lo que necesita la educación en México? Hasta el momento ha demostrado que no tiene ni la humildad ni la inquietud por la educación (menos por la dignidad de los maestros o alumnos).
Es un proyecto para el uso del poder, no para administrar, ni para dialogar.
Me imagino a Aurelio Nuño teniendo que explicar a los maestros que él es el Secretario de Educación para lograr que lo escuchen o que le den “su lugar”, porque él no es nadie que le importe a los profesores, no es una persona dedicada a la docencia, más bien él es la ceguera del poder encarnado, es lo banal en la carrera por la trascendencia jerárquica (Hannah Arendt abundaría con mayor precisión).
De tal forma que la investidura de la Secretaria está vacía al no haber alguien competente a cargo. Los manotazos aniñados (y afeminados) de Nuño son tan irrelevantes como su persona en esa posición de titular, Peña Nieto bien pudiera poner un letrero en la puerta de la Secretaria que diga: “salimos a comer, regresamos el próximo sexenio”.
La reforma educativa (más laboral que educativa) se esperaba -y al parecer aun se espera- que se adopte en piloto automático, y a falta de aceptación se usa el uso de la fuerza (pública o administrativa), las amenazas o las sanciones. No hay dialogo sustantivo (de tal forma que se entiende como nulo).
Las muertes de los maestros sólo son una consecuencia, la falta de clases en varios estados también, no hay un compromiso con garantizar condiciones de seguridad laboral. Los beneficios extraordinarios de las prestaciones de los docentes pueden disminuir sin un conflicto de proporciones épicas como el que estamos viendo, la culpa es de las estructuras de la dinámica social y del vacío en la titularidad de la dependencia a cargo.
Las muertes son la caratula de un libro lleno de abusos hacia los docentes, Nuño escribió ese libro, y atascado en la vanidad se ha conducido como una deshumanización que raya en la semejanza con la burocracia Nazi.
Y es que no tiene la capacidad de discutir la Reforma, no tiene forma de interpretar un solo punto o coma, no tiene legitimidad (o imaginación) para convencer a los maestros, tampoco tiene legitimidad para hablar sobre tales cuestiones que le han sido ajenas en toda su carrera profesional.

Hay que darle lugar central a que se privilegie el derecho a la educación, a que los niños no pierdan clases. Pero Nuño ha tomado este argumento como retorica sin negación, como una condición para castigar a quien no cumpla y no como un reto para hacer de los maestros los principales aliados de la educación federal.
La negligencia es la condición de una investidura vacía.
Cuando tengamos un Secretario de Educación se podrá discutir la Reforma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s