Chetumal tumbó al gobierno.

 

Mientras los priístas recalcitrantes ya se relamían los bigotes al sentir el botín electoral de nuevo en sus manos, el destino les reservó un escenario que ellos no esperaban, de nada les sirvieron tantos cálculos; cedieron en su coalición dos presidencias municipales al PANAL y dos más al Partido Verde, además de varias diputaciones, porque esperaban obtener el control de la gubernatura sin mayores complicaciones.

Las cuentas que tenían eran alegres, había ligeras dudas sobre el resultado final, pero entre las previsiones calculadas podían aceptar perder un par de ayuntamientos en las urnas; poco más o poco menos.

La sorpresa no pudo ser mayor, no sólo por haber perdido la elección a gobernador sino porque la mayor cantidad de votos que obtuvo Carlos Joaquín fue en Othón P. Blanco.

Todos sabemos que Chetumal vive de la burocracia, de los salarios de funcionarios estatales, municipales, federales, del congreso, del poder judicial, maestros, etc.  Chetumal era para los priístas una ciudad para ganar, una ciudad que tenían en nomina, un sitio que sentían de su propiedad, más que pagar salarios, piensan que pagan conciencias. Pero esa idea fue echada por tierra, con un aplastante 2 a 1 con más de 55 mil votos, la ciudad dio un golpe contundente. Si el resultado hubiera sido al revés en este municipio Mauricio Góngora hubiera ganado el estado.

Hay quien dice que los chetumaleños votaron con odio y traición, pero la verdad es que sólo se votó con inteligencia, como una reacción de sobrevivencia ante el constante abuso del poder gubernamental, nadie olvida la humillación a los maestros, los despidos de los trabajadores del gobierno del estado, los despilfarros y actos de corrupción del Gobernador, mientras la ciudad se hundió en lo baches, en la falta de presupuesto, en la pobreza e inseguridad.

Entonces, el chetumaleño común, aceptó las innumerables dadivas que dio el PRI en campaña, aceptó ir a los multitudinarios mítines a costa de marquesitas, hot-dogs, tacos, tortas y mil cosas más, sabedores de que al final el voto no se iban a dar al partido que regalara más cosas, sino al partido que fuera una mejor opción.

No fue sólo un voto de castigo sino una muestra de que no hay miedo al cambio, no hay miedo de sacar al sistema corrupto. Aunque si haya miedo de que el mismo partido siga aprovechándose del poder.

Carlos Joaquín hizo su parte, aguantó hasta el final, logró sobrevivir al juego sucio, mafioso, agresivo y violento del PRI, pudo escapar del destino de los dos últimos candidatos de oposición que osaron enfrentar al sistema (Greg y el Chacho quienes tuvieron su tiempo tras las rejas).

Mis respetos a Carlos Joaquín, que hizo su parte, vio que las cosas en Quintana Roo estaban peor que torcidas y supo conectar con la sociedad. Igual su seguridad pudo ser protegida en campaña gracias a figuras políticas que lo apoyaron; desde el propio Calderón hasta su medio hermano Pedro Joaquín, pero de ninguna manera tuvo una tarea fácil.

Chetumal respondió, con paciencia esperaron los chetumaleños en enormes filas el día de la votación, no se escuchaban desesperados, no se veían molestos, y tampoco estaban espantados ante las tranzas y triquiñuelas que pudieran suscitarse.

Obviamente el resultado al final de la jornada no fue una decisión tomada de manera plural, todos sabían desde sus posiciones lo que era el gobierno estatal y porqué debería cambiar, los innumerables burócratas y sus familias, amigos, vecinos, etc. fueron quienes dieron la estocada.

¿Qué le debe Carlos Joaquín a los chetumaleños? Sólo un buen gobierno, no se puede esperar que haga milagros porque el PRI derrochó y empeñó las finanzas del estado, pero cuando menos se puede empezar a componer el rumbo.

Diría Rousseau que los ingleses sólo eran verdaderamente libres el día de las elecciones. Esperemos que en Chetumal no sea así, y que el gobierno de Carlos Joaquín sea plural, incluyente y decididamente democrático.

RESULTADOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s