Autoritarismo: modelo para armar (o cómo catalogar un régimen).

AAAA
Los pasos son muy sencillos de seguir, hay que ir doblando una sobre otra, las condiciones teóricas que nos permitan clasificar un régimen en su arquetipo ideal, intercalando la evidencia empírica del Estado en cuestión.
Una vez levantado el modelo completo es necesario sostenerlo con unas pinzas contra la pared para alejarse y verificar que todas las piezas se hayan acomodado en orden, no vaya a ser que un esquema de David Easton se nos enrede con la ingeniería constitucional de Sartori y de resultado nos arroje un disparate.
Una vez acomodado en su totalidad, con sumo cuidado se procederá a eliminar las piezas que no concuerden con el modelo que se ha levantado enfrente de nosotros. Hay que entender que no existen los regímenes ideales en la realidad, y por eso algunos rasgos no pueden coincidir con las apreciaciones desde la teoría, sin embargo, la estructura de cualquier tipo de régimen debe ser evidente cuando se le observa desde esta perspectiva (después de todo es un asunto de la esfera pública).
Por último, anote el resultado de este ejercicio y proceda según corresponda.

Ejemplo en cuatro pasos:

1) Bobbio (2001) nos dice que la democracia es una forma de gobierno en la que la población -de acuerdo con un conjunto de reglas- elige a quién o quiénes tomarán las decisiones colectivas, y bajo qué procedimientos (p. 24).
En México los partidos políticos no juegan bajo las reglas electorales, y hemos tenido resultados amañados desde los gobiernos federales hasta los municipales.
2) Gibson (2012) define que en América Latina hay “autoritarismos subnacionales”, los cuales se caracterizan por mantener un control político antidemocrático en las entidades federativas o provincias.
México es uno de esos países que se consideran no democráticos en los subsistemas estatales, habiendo pruebas sustanciales como la falta de alternancia partidista.
3) Sartori (2007) añade que en la democracia “el poder es legitimo sólo si es investido desde abajo, sólo si es emanación de la voluntad popular” (p. 39).
En México el presidente se encuentra por debajo de 40% de aprobación pública, ganó las elecciones con un cerrado margen de diferencia y un porcentaje de votación ínfimo.
4) Bobbio (2001) dice que la democracia existe en contraposición a un gobierno autoritario (p. 24).
La constante represión que ha exhibido el gobierno de México va en contra de cualquier principio democrático.

Nos encontramos bajo un régimen autoritario.
Advertencia: las abolladuras ideológicas que puedan ser parte de golpes propinados por un gobierno represor pueden evitar aceptar por cuenta propia el modelo de régimen ejemplificado.

 

Bobbio, N. (2001) El Futuro de la Democracia. México: Fondo de Cultura Económica
Gibson, E. (2012) Boundary Control. Subnational Authoritarianism in Federal Democracies.
Sartori, G. (2007) ¿Qué es la democracia? México: Santillana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s