Doce

Estando por terminar esta experiencia creativa y social no tengo más que gratitud con todos los responsables administrativos, docentes y demás involucrados en la organización, pero con quienes se metieron a esta centrifugadora académica conmigo, les tengo un respeto absoluto (aun entre bromas) y la empatía ha sido extraordinaria (cuando menos desde mi muy humilde perspectiva). Son compañeros ideológicamente lejanos, profesionalmente ajenos, potencialmente radicales, pero amigos entrañables.

El más experimentado, es el más joven de corazón, un jovenzuelo, un espíritu libre que nos renueva los sueños de infancia, celebramos tu inocencia entre risas, comedia aparte, el respeto es implícito.
El chévere, es un anecdotario andante, fino compañero de las letras, le sobran las palabras, las encima mientras habla y termina con otra historia diferente, un personaje.
La directa, habla con palabras francas, define con acciones contundentes y se guía en actitud recta (parece), no se anda por las ramas.
Mi primo perdido, aquí lo encontré paseando con algunas ideas diferentes, hay que ponerlo en orden.
El demócrata 1, apegado a la causa social, atleta estrella, posible socialité, es mejor encontrarlo de buenas, de humor acido y conciso.
La diplomática, siempre perfeccionista, con mil cosas por hacer y mil más terminadas, ¿Qué tan lejos llegará? Sólo depende de ella, aunque debe ser más difícil saber a dónde dirigirse cuando se es tan centrado y se acompaña con tanta tenacidad.
La cómica, en cierto sentido parece Libertad de Mafalda pero de buenas, con una dinámica de armonía, seria en su investigación pero de comedia inteligente y acida extraordinaria. No conviene su enemistad, no olvida.
La economista, aunque esta fuera de casa, aquí se ve en armonía, en franca transición a la actitud chetumaleña, contestataria de buena vibra.
El político, tiene mucho por debatir, incansable, no siempre “positivo” (cualquier cosa que eso signifique) pero con la chispa del bullicio, en momentos con desvergüenza y cien por ciento confiable, ecléctico por definición, marxista-leninista-americanista.
La honesta, es centrada, la roca del grupo, no hay sesgo de duda en su posición, dependemos de ella para todo, es una académica sin límites, y un ejemplo a seguir.
El filosofo/empresario/poeta, detecta aquí y allá, interpreta las soluciones como problemas, experto en la etimología, defensor del radicalismo y el anarquismo, aunque con vena de demócrata en potencia.

Yo, de último debo ser el demócrata 2, y les dejo estas simples palabras para englobar la dinámica en la que aprendí más de ustedes que de los cursos.
No entremos en la sin razón del enfoque realista, la competitividad laboral y académica esta fuera de nuestras rutas profesionales aunque escuchemos voces contrarias, el imaginario social lo creamos a nuestro paso (muy por encima de cualquier lógica capitalista), y lo único que nos separa de nuestras metas es nuestro gusto y compromiso por el objeto de estudio que cada quien haya escogido, en ningún momento competimos o competiremos entre nosotros.
Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s